Arquitectura en evaluación

Antonio Toca* es parte del consejo editorial de Architectural Digest México at Conde Nast y comparte con nosotros esta crítica sobre el estado actual de la arquitectura y la constante improvisación con tendencia a no aprender de los errores, el autor señala que no se evalúa y no se investiga en arquitectura, esta es su “Evaluación de la arquitectura”**:

 

Se asume a la arquitectura como actividad separada de la construcción.

Las prácticas profesionales más dinámicas son las que muestran un continuo proceso de investigación que se aplica en cada nuevo trabajo, al que se incorporan los conocimientos y éxitos de pasadas experiencias.

 

Los ejemplos más notables se han dado en la ingeniería, medicina, química o la física, en las que ha sido evidente un avance significativo. Por el contrario, en arquitectura la constante improvisación suele explicarse muy claramente como resultado de la tendencia a no aprender, ni de los éxitos ni de los fracasos propios o ajenos. Esa tendencia se hace evidente en la reticencia a evaluar o investigar, tanto la práctica como las obras, o la enseñanza de la arquitectura.

 

La falta de investigación tiene a la arquitectura —como profesión— ante un panorama bastante sombrío, ya que se comienza a trabajar siempre desde cero; y no se evalúa o investiga sistemáticamente, más allá del me gusta o no, y así no se puede aprender de manera clara y explícita, lo cual es un grave problema en cualquier práctica profesional. La física, la química o la medicina han avanzado por medio de técnicas de experimentación, observación o simulación. Sin embargo, en la práctica de la arquitectura poco se ha avanzado en este sentido. En arquitectura se ha tendido a actuar, desde hace tiempo y con una inexplicable terquedad, enfatizando lo impreciso y rechazando lo preciso; esta actitud revela el considerable retraso que se tiene, tanto para explicar claramente la actividad de la profesión como para analizar  y evaluar con objetividad las obras.

¿Cuánto hemos desarrollado en arquitectura, tenemos en cuenta las lecciones aprendidas? Foto: www.kmasm.com
¿Cuánto hemos desarrollado en arquitectura, tenemos en cuenta las lecciones aprendidas? Foto: http://www.kmasm.com

Ese culto a lo impreciso asume que la arquitectura es una actividad autónoma, de expresión artística, que no tiene que responder a ningún condicionamiento. La justificación principal para actuar de esa manera es que se cree que la creación es inexplicable y que, por lo tanto, cualquier esfuerzo por comprenderla es inútil. Siendo la creatividad una de las características básicas para realizar obras de arquitectura, se supone entonces que no se puede definir, ni qué es ni cómo se produce y se supone también que esta indefinición es natural en el trabajo artístico. Esta falsa certidumbre ha sido la causa de la ausencia casi total de investigación, crítica o evaluación sobre las obras de arquitectura, con un mínimo rigor y objetividad.

 

La incapacidad de muchos arquitectos para enfrentarse a la realidad de los condicionamientos políticos, económicos y sociales, que determinan las obras de arquitectura y su reticencia para asumir las responsabilidades que implica el construirlas, ha producido planteamientos teóricos en los que se asume a la arquitectura como actividad separada de la construcción; que explica el auge de proyectos de papel y la proliferación de teorías sobre la arquitectura, separadas de sus aspectos climáticos, económicos, técnicos, o sociales.

 

El arquitecto necesita distinguir entre lo que cree que es cierto y lo que puede probar como cierto; y eso implica que debe prever los efectos de sus proyectos, pero esto sólo será posible si logra evaluar con todo rigor sus obras. El diseño depende de una larga serie de decisiones, predicciones y especificaciones interrelacionadas, por medio de las cuales los arquitectos tienen que considerar como real lo que sólo existe en un futuro imaginado que determina la forma en la que la obra se construya, opere, mantenga y transforme. Si no lo hace, si no evalúa su trabajo, seguirá desperdiciando la oportunidad de aprender de sus aciertos y errores.

 

* Puede encontrar más notas del autor en este enlace: http://www.excelsior.com.mx/opinion/antonio-toca

** Nota original aquí: http://www.excelsior.com.mx/opinion/antonio-toca/2013/11/16/928962

¿Cuánto hemos desarrollado en arquitectura, existe un avance progresivo?
¿Cuánto hemos desarrollado en arquitectura, existe un avance progresivo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s